El Blog – Liderazgo x Bogotá

Creatividad e Innovación para el progreso de la ciudad

Grafitis: la paradoja de construir ciudad a partir de la transgresión

Deja un comentario

Por: María del Pilar Sandoval

Primer encuentro con el grafiti:  Infancia. Cali. Mamá: “Pili: por qué pintaste las paredes con crayola?  ¡Para eso está el papel!.” Mi respuesta: rayar mi escritorio de madera con marcadores de colores.

Segundo encuentro con el grafiti. Adolescencia. Cali. Grafitis con mensajes de las barras bravas del América de Cali y el Deportivo Cali en los muros de la ciudad. Comentario del caleño promedio: “mirá como se tiraron el muro, y estaba recién pintado”.

Tercer encuentro con el grafiti: ¿Adultez? (lo siento, ¡a los 26 todavía no me suena normal!) Bogotá. Universidad de los Andes. Presentación de Toxicómano, reconocido grafitero de la ciudad. Cientos de fotos de grafitis que me deslumbran por sus trazos, los colores, o por el toque incendiario de sus mensajes.

Me alegra que haya ocurrido el tercer encuentro. De repente, lo que antes parecía tan condenable y ajeno se transformó en la expresión artística de un impulso de transgresión, que, a decir verdad, todos hemos sentido alguna vez.

Según la real academia de la lengua española, la transgresión es el acto de quebrantar, de violar preceptos. Debo reconocer que fui educada para verla como algo absolutamente negativo: “siga las reglas, y no pregunte, no obstaculice”. Toxicómano me recordó que gran parte del arte nace de la transgresión. Aunque ya se fueron de mi memoria muchos de los detalles de mis clases de historia del arte, recuerdo bien que cada escuela nacía como un rompimiento frente a los supuestos de lo que era considerado bello en la escuela anterior.

Naturalmente, no todos los tipos de transgresión resultan positivos para una sociedad. Los asesinatos, la corrupción, el narcotráfico y la delincuencia son sólo algunos ejemplos. Pero lo cierto es que la transgresión tiene un valor enorme: cuestionar los supuestos sobre los que la sociedad funciona. ¿Qué damos por sentado y por qué? ¿Qué es lo que vale la pena defender? La transgresión nos pone a pensar. Nos hace ver que si queremos ser una sociedad sostenible, tenemos que ser una sociedad pensante. Ya no es suficiente con obedecer.  

Les voy a decir entonces lo que me gusta de Toxicómano. Como a los 16 años el empezó haciendo, en sus palabras, actos vandálicos. En la búsqueda por expresar su inconformidad y la de sus amigos grafiteros con las oportunidades de desarrollo que la sociedad les ofrecía en ese momento, dañó el espacio público. Y, en palabras de abogado, lo hizo con dolo. Luego fue convirtiéndose en lo que es hoy, una persona que busca un muro de la ciudad para hacer arte. Lo que empezó siendo transgresión para dañar la ciudad, se transformó en transgresión para construir ciudad. Actualmente, Toxicómano dicta talleres de grafiti a jóvenes. Para hacer sostenible su actividad como grafitero, genera ingresos a partir de la venta de materiales para hacer grafiti. Su colectivo, Bogotá Street Art -junto con otros tres colectivos urbanos- fue seleccionado por el Instituto Distrital de las Artes, Idartes, para grafitear en los muros de la 26, entre la Caracas y la NQS, el 22 de julio de este año.

La convocatoria del Idartes en la 26 demuestra que, aunque a un ritmo bastante más lento del que uno quisiera, la ciudad va abriéndole un espacio a aquello que nace del impulso de construir. Construir arte, construir conciencia frente a un problema social, construir comunidad alrededor de un grupo de gente que erróneamente alguna vez llamamos desadaptados. Les diré que hoy no los veo así. Ser desadaptado es no entender en lo absoluto la sociedad en la que uno vive, y grafiteros como Toxicómano están lejos de eso. Así que, aunque él insista en que no es un profesor, con su perdón le digo que lo es.

Sobre la regulación de los grafitis en Bogotá, el proyecto de acuerdo 127 de 2011, aprobado por el concejo de la ciudad, permitió que se hicieran grafitis en unos espacios autorizados y prohibió la actividad en cualquier otro lugar no permitido por la administración, especialmente en el mobiliario urbano, el patrimonio cultural y el transporte público. Los espacios autorizados quedaron para definición de la administración distrital. Como era de esperarse, los grafiteros no estuvieron de acuerdo, pues gran parte del placer de grafitear está en hacerlo en un lugar que está prohibido para esos efectos.

En la actualidad las zonas no se han especificado completamente, y en una ciudad tan grande y cambiante como Bogotá, probablemente nunca se terminarán de especificar. Eso significa que la regulación está y estará en permanente construcción. Los grafiteros continuarán buscando espacios prohibidos, y el gobierno tendrá que seguir dejando claros sus “no negociables” (uno de los más críticos y que hoy tiene mayores costos para el distrito es el patrimonio cultural).  

A nivel internacional, las ciudades que han tenido éxito en la mencionada regulación –es el caso de Berlín- son las que han aceptado al grafiti como una forma de expresión que hace parte de la esencia de lo urbano. En lugar de prohibir por completo una dinámica que no se extinguirá, miraron cómo aprovecharla para el bien de la ciudad. En ese sentido, Bogotá ha dado un primer paso.

De esta reflexión me queda una sugerencia para avanzar en el camino de la regulación del grafiti: regular al artista desde la mentalidad del artista. Entender cómo piensa, qué lugares selecciona para grafitear y por qué, qué sanciones son las que realmente le afectan; y hacerlo parte en la construcción de esa regulación. Seamos un gobierno pensante, que se reta a trascender lo punitivo, a cuestionar sus supuestos sobre lo que es bueno para la ciudad, a sospechar lo mejor y no lo peor de sus habitantes, y, en definitiva, a construir ciudad con ellos. 

Les dejo fotos de grafitis que surgieron de una caminata por la localidad de Mártires con mi compañero de trabajo Jorge Torres, a quien le pedí que tomara estas fotos.ImageImageImage

 Image

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s