El Blog – Liderazgo x Bogotá

Creatividad e Innovación para el progreso de la ciudad

El móvil más desamparado de la ciudad…El Taxi.

Deja un comentario

Por: Diana Milena Santamaría Rojas

Editor: Germán Sarmiento

Image

La palabra «taxi», según el Diccionario de la Real Academia Española, es una forma abreviada de la palabra «taxímetro», que a su vez deriva del griego τάξις, «tasa» y el griego μέτρον, que significa «medida».           En su justa medida se podría decir que tomar un taxi en Bogotá es una experiencia extraordinaria; extraordinariamente placentera o extraordinariamente horrorosa, dependiendo el conductor con el que le toque viajar. En un ejercicio práctico de consultar a un taxista  diario durante una semana, encontré estas ventajas y desventajas de “ser taxista” en Bogotá.

Respecto a las ventajas algunos coincidieron en que es una actividad para la que no piden muchos requisitos: solo saber conducir, manejan relativamente su propio horario, los ingresos si se trabaja duro son relativamente buenos y que conocen mucha gente e historias a diario. En cuanto a las desventajas, la mayoría se refirió a que el tráfico es terrible, son víctimas de la inseguridad, están sometidos a largas jornadas de trabajo de 13 a 15 horas diarias, hay una guerra del centavo como en los buses; y exceso de competencia porque las licencias para operar las consigue cualquiera sin mayor complique, en las calles hay mucho carro destartalado que no obstante tiene su revisión tecno mecánica y de gases aprobada.

Lo que me dicen no dista mucho en algunos aspectos de la percepción que tienen los usuarios de las ventajas y desventajas  del servicio de taxi en la ciudad. A pesar de tener uso del 32% de las vías en Bogotá, tener una flota importante de automotores y gozar de una de las tarifas más bajas del mundo, para los usuarios, tomar un taxi en Bogotá resulta peligroso, bien sea por estafa o inseguridad. La gran mayoría de usuarios consideramos que cada día resulta más molesto usar este servicio catalogado genéricamente como un transporte puerta a puerta, rápido y confortable. Prácticamente se ha vuelto un privilegio el simple hecho de que accedan a llevarte, en los buenos casos puedes dar con un conductor tras el volante que puede ser un ilustrado caballero de la cebra, que dentro del recorrido te sirve de psicólogo, analista político o comentarista deportivo; en los malos casos es un individuo que tiene adulterado el taxímetro o la tabla de precios, cobra un sobrecosto abusivo, tiene pésimas prácticas de conducción, con exceso de velocidad e irrespeto por las normas que ponen en constante peligro la integridad física de pasajeros, peatones y otros conductores y en el peor de los casos está la posibilidad de ser víctima por parte del conductor y de otros malhechores amigos de este; del terrible paseo millonario.Image

El servicio de taxi parece el medio de transporte más olvidado de la movilidad Bogotana. Goza de una precaria regulación que se limita a las licencias y la certificación tecno mecánica y de gases; una mínima intervención que hace el control policial por medio de requisas y comparendos en las vías, los desprotegidos taxistas no se han podido organizar y legitimar como gremio, y los desamparados usuarios han tenido que acudir a redes sociales y medios tecnológicos para salvaguardar su seguridad.

Por comodidad me encantaría tomar taxi en Bogotá, a toda hora y en todo lugar. Ahora bien, muchas cosas deben mejorar para que el servicio garantice seguridad, calidad y comodidad.

Crédito fotografías: Elaboración propia, edición PhotoFunia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s