El Blog – Liderazgo x Bogotá

Creatividad e Innovación para el progreso de la ciudad

El centro de Bogotá como espacio de integración: una mirada desde los vendedores ambulantes

Deja un comentario

Autores: Gabriel Pérez Méndez y Juan Francisco Gómez Fernández

El 17 de mayo nos propusimos conocer si el centro de Bogotá era percibido como un espacio inclusivo. Para ello, decidimos conversar con vendedores ambulantes de la zona, buscando conocer sus experiencias con respecto al lugar. Primero nos encontramos con Sandra, una vendedora ambulante que se ubica en la carrera 3era con calle 22, diagonal a la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Queriendo entablar una conversación agradable, en la que ella no se sintiera amenazada o intimidada, nos acercamos a ella y le compramos unos chicles. Luego de ello, le contamos que pertenecíamos al programa de Líderes Por Bogotá y que estábamos desarrollando un ejercicio para saber sobre las experiencias de distintas personas en el centro. Siempre intentamos mantener un lenguaje sencillo, para evitar que ella se confundiera.

Centro 1

En este orden de ideas, nos contó que trabajaba de lunes a sábado prácticamente todo el día, que vivía bastante cerca de su puesto de trabajo y que encontraba su zona como un ambiente bastante tranquilo y seguro, frecuentado en su mayoría por estudiantes de las distintas universidades de la zona (Tadeo, Los Andes y Central). Con el fin de conocer su percepción sobre la integración del centro y sobre si ella se sentía como un actor importante dentro del mismo, le preguntamos: ¿Si un día tu no vienes a trabajar, piensas que le haces falta a las personas? A lo que ella inmediatamente respondió: “si”. Sandra nos comenzó a contar que en varias ocasiones que no había podido ir a trabajar, varias personas al otro día se le acercaban a preguntarle ¿por qué no viniste a trabajar? o le decían ¡¡Me hiciste falta!! Nuestra pregunta fue respondida con gran seguridad. Sandra sentía que el centro era un espacio integrador y que dentro del mismo, ella se reconocía como un actor importante dentro de las dinámicas cotidianas de éste.

Al terminar de hablar con Sandra, no sin antes agradecerle por su tiempo y colaboración, nos dirigimos hacia la calle 19, donde sabemos que se encuentran muchos vendedores ambulantes. Fue así que nos encontramos con Milton (ubicado en la carrera 4). A diferencia de cómo habíamos entablado la conversación con Sandra, nos presentamos (sin comprarle ningún producto) como estudiantes, interesados en indagar sobre si el centro era un lugar inclusivo. Milton, quien además de ser vendedor ambulante es calibrador de ruta (persona que toma los tiempos entre las distintas rutas de una misma empresa de transportes), accedió de manera cordial a nuestra petición. Nos contó sobre las distintas experiencias que tenía y a diferencia de Sandra, nos indicó que la 19 era una zona insegura, donde el hurto y el atraco son frecuentes. Aquí hay un cambio dramático de percepción con respecto a Sandra, a pesar de ser dos zonas que quedan muy cerca la una de la otra. Sandra en su puesto de trabajo en la 22 se sentía bastante segura, pero cuando avanzábamos tres calles y llegábamos a la 19, el panorama cambiaba por completo. Para conocer si Milton se sentía como un actor relevante dentro de ese lugar, le hicimos la misma pregunta que le habíamos formulado a Sandra, a lo cual nos respondió que sí. “Siempre se acerca alguna persona, a expresarnos que le habíamos hecho falta”, señaló Milton.

Centro 2

Cruzamos la calle 19 y en frente de un bar encontramos a Alfredo, un emprendedor paisa que ha viajado por toda Colombia ofreciendo Bonsái hechos en alambre de cobre. Le preguntamos la diferencia de los distintos centros de ciudades que conocía con respecto a Bogotá y fue enfático en decir que acá “la policía no deja trabajar”. Al igual que los otros dos vendedores, siente que el centro es un espacio incluyente y que su clientela siempre lo busca en el sector o en su defecto lo llaman al celular. Ya para irnos, como buen comerciante paisa nos convenció para llevar dos ejemplares de su producto.

Centro 3 - 1

Conocer estas historias de vida de personajes que a veces pasan de incógnitos ante nuestros ojos, nos demuestra que todos perdemos de vista los arboles por estar viendo el bosque. El centro de nuestra ciudad es un bosque de actores que lo viven día a día a su manera, lo disfrutan y lo sienten, tomando cada uno su propia relevancia para darle vida al sector.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s