El Blog – Liderazgo x Bogotá

Creatividad e Innovación para el progreso de la ciudad

Café con Leche

Deja un comentario

Autor:  Alejandro Manga

Editor: Ángela Marcela  Hernández

¡Si, pero más con leche!

¡Si, pero más con leche!

Soy moreno, hijo de costeños y crecí en una Bogotá de “blancos”. Y digo “blancos”, porque salvo
los hijos de inmigrantes judíos, alemanes y europeos que llegaron con la segunda guerra mundial
(como Mockus), aquí todos somos como el café con leche, unos más café, y otros más con leche.

Crecí en una burbuja, en un colegio elitista, “codeándome” con los Lleras, los Santos, los Samper,
Obregones y Urrutias, acomplejado por ser el moreno, el sin pedigrí. Viví amenazas de bombas en
el colegio por las que éramos evacuados de clase. Creyéndome “pobre” porque mi familia no tenía
una casa en Islas del Rosario, queriendo ser blanco, porque en el fondo me dolía que me llamaran
“negrito” con cariño, o “zambo”, o “negro inmundo” cuando me matoneaban.

Y tuve que salir de Colombia, para aprender a valorarme como soy, y entender que el “trauma”
era mío, que esa inseguridad, ese sentimiento de ser un “outsider” lo generaba yo. Porque en
mi reside el poder de invitar a la tolerancia, y yo como individuo puedo elegir que el juicio de
los demás no me afecte, porque el único reconocimiento que necesito es el mío, y en mi está el
poder de aceptarme a mí mismo. Porque mi historia es única, como la de los otros 7 millones de
bogotanos con los que comparto esta ciudad. Comprendí que finalmente todos somos humanos
y que lo único que queremos es que nos amen y nos escuchen. Que a diferencia de lo que piensan
las abuelas que se maravillan de tener un nieto de ojos claros y que no tienen reparos en afirmar
“que vaina, este salió feíto” cuando sale morenito.

Moreno es bonito.

Y aprendí otra perspectiva. Entendí que la discriminación empieza en el lenguaje y permea en
todas las capas de nuestra sociedad:

Cuando la abuela comenta: “los pobres son pobres porque no trabajan”

Cuando la señora del aseo se queja: “Es que ustedes los ricos…”

Cuando el ladrón te grita “Pase la plata gomelo”

Cuando el taxista te cuenta que “los negros huelen feo”

Cuando la izquierda declara “furibista” al uribismo, y la derecha responde: “negra inmunda, puta
de Chávez” para mencionar a Piedad Córdoba, se genera odio e intolerancia. Y esto se filtra en
nuestra ciudad, y divide y destruye nuestro sentido de pertenencia.

La Bogotá que yo sueño es una Bogotá diversa, tolerante, del norte y el sur, de ricos y pobres,
cristianos y ateos, izquierda y derecha, que remplaza el discurso del odio por uno de amor, perdón
y escucha generosa. Una Bogotá que genera sentido de pertenencia, y se regocija en la diversidad
que la enriquece, y que la empodera para construir ciudad.

¿Si odias a los que odian, te vuelves igual que ellos?

¿Si odias a los que odian, te vuelves igual que ellos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s