El Blog – Liderazgo x Bogotá

Creatividad e Innovación para el progreso de la ciudad

Bogotá de ensueño

Deja un comentario

Por: Jonh Celio Arias – Emprendimiento
Editor: Christian Langebeck Santos

mártires
Foto: Plaza del Obelisco, localidad de Los Mártires. (http://200.93.163.76/samuel/)

Llegar a Bogotá desde la provincia es un encuentro impactante, más en Colombia, donde las brechas entre el campo y la ciudad  son determinantes en aspectos como la desigualdad, la pobreza, la educación y el conflicto armado, entre otros muchos factores. Al entrar por el suroccidente, en las noches, se levanta una infinita colcha de luces  que anuncian un paraje distinto al que se vive en la cotidianidad rural. Nunca es suficiente la preparación mental para vivir en medio del concreto, el asfalto y los andenes hipertransitados  de las extensas zonas comerciales.

Mi Bogotá es la ciudad del Centro: Puente Aranda, la localidad donde duermo y vivo los días de descanso; y los Mártires, la de las casonas coloniales donde dejo todos mis afectos. Ambas refugian una gran cantidad de industrias y amplias bodegas que traen, como consecuencia, calles poco transitadas a determinadas horas del día. En ambas hay zonas comerciales de importante influencia, otra maravillosa característica de Bogotá: en cada localidad hay espacio para una exótica diversidad de ambientes.

En los Mártires está el San Andresito de San José, donde el comercio al menudeo y mayorista garantiza trabajo y dinero incluso en la informalidad. Al oriente está San Victorino, que centra el comercio textil en 5 o 6 manzanas; casi todos los días, exceptuando el domingo, la gente camina, ausculta entre las vitrinas y compra cantidades de productos. Hay una dinámica comercial próspera rodeada de pobreza, pues los habitantes del sector enfrentan duras condiciones de vida, como la gente de los inquilinatos y quienes viven drogados en ‘La L’ y Cinco Huecos.

Puente Aranda enfrenta menos caos, pero hay más zonas dedicadas a la industria. Las viviendas ocupan una parte pequeña del territorio. Hay familias tradicionales en los barrios y la cercanía al centro histórico hace sentir privilegiados a sus habitantes. Se perciben varios modelos de urbanización. Hay barrios con parques casi al final de cada calle y otros con calles estrechas y de longitudes variables, transversales, diagonales, diferenciadas unas a otras por letras.

Cabe insistir,  la Bogotá de mis días tiene próximo el Centro, estresante y sobrepoblado en los días laborales pero encantador y relajante los fines de semana. Hay que volver al Centro, tomarse un café en el Centro Cultural Gabriel García Márquez, leer un rato en la Biblioteca Luis Ángel Arango y gozarse su simpático bullicio y las ventas de la séptima. Artes, artesanías, gente, vida activa, ciudad.

La Bogotá de mis sueños es esta. Hay que mejorarla, garantizarle equidad a los más necesitados y facilitar la conexión entre sus ricos territorios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s